banner chiocchetti
banner chiocchetti
Comuniquese con nuestra Redacción de Noticias por consultas o publicación de contenidos
03
Jun
2015
Crece el uso de la ecografía en nuestro Hospital

"En ciudades más importantes del país todavía no lo han impulsado", dijo el doctor Pablo Blanco, quien publicó un escrito en lengua inglesa sobre la práctica

La Dirección del Hospital Municipal Dr. Emilio Ferreyra, a cargo de la Dra. Sandra Hansen, informa que el médico terapista, Dr. Pablo Blanco, hizo un escrito en lengua inglesa acerca del uso de la ecografía en emergencia y cuidados críticos.
“Esto se hace en el mundo y de a poco se está empezando a hacer en Argentina”, señaló el profesional.
Agregó que “es una iniciativa de hace años, y lo expresamos en lengua inglesa que es lo que lee el mundo y es lo que lo hace universal”.
En el cierre, Blanco reconoció que el uso de la ecografía en emergencia y cuidados críticos “está creciendo dentro de nuestro hospital, que es chico dentro de una ciudad chica" mientras que "en ciudades más importantes del país todavía no lo han impulsado"
Blanco es oriundo de Tandil y cumple tareas en el Ferreyra desde hace diez años, siete de los cuales está en Terapia Intensiva.

 

Escrito Ecografía

Un paradigma tradicional versus un paradigma sustentado en la ecografía en la medicina de emergencias y los cuidados críticos: Es necesaria una crisis mental

Un paradigma puede definirse como una manera de ver las cosas, una manera tan natural que parece obvia. La frase que dice “las cosas tienen el color del cristal a través del que se mira” quiere significar que toda interpretación depende del paradigma desde el que son vistas.
Desde la introducción de la ecografía “bedside o al lado de la cama” en la práctica de la emergencia y de los cuidados críticos, la aproximación diagnóstica y terapéutica parece haber cambiado. En otras palabras, el paradigma tradicional ha mutado a un paradigma sustentado en la ecografía en el enfermo crítico.
Tradicionalmente, la ecografía era practicada en los servicios de emergencias y cuidados críticos por los radiólogos y/o cardiólogos, los cuales acudían a realizarlas “al llamado”. La mayor limitación de esta práctica es que los especialistas no estaban disponibles las 24 horas del día (causalmente los pacientes también se enferman fuera de los horarios de atención de estos últimos) y que siendo así era imposible utilizar el método repetidamente para evaluar las respuestas a los tratamientos y eventualmente efectuar ajustes terapéuticos.
Actualmente, ha florecido una subespecialidad que se ubica dentro de la radiología y de la emergencia y los cuidados críticos. A esta se la puede llamar “ecografía en la emergencia y los cuidados críticos” (EECC). En contraposición al método tradicional “al llamado”, un médico entrenado en ecografía en las emergencias y los cuidados críticos es capaz de realizar e interpretar los estudios ecográficos durante las 24 horas del día, repetir los estudios las veces que considere necesarias y además añade la posibilidad real de realizar varios tipos de procedimientos intervencionistas eco-asistidos. Todas las ecografías se realizan al lado de la cama del enfermo, obviando la necesidad de trasladar al paciente a otras áreas. En este paradigma, el radiólogo o cardiólogo solo son llamados ocasionalmente en algunas circunstancias, en especial cuando el diagnóstico es dudoso o bien se necesita su asistencia para realizar algún procedimiento intervencionista.
Experiencias diarias y un grueso de literatura cada vez más creciente avalan el uso de la EECC. Diagnósticos más rápidos y certeros (y por ende tratamientos más rápidos y oportunos), una concreta mejoría en la tasa de éxito en los procedimientos intervencionistas cotidianos con menor tasa de complicaciones, la ausencia de necesidad de métodos diagnósticos más caros y sofisticados y la global reducción de costos son algunos de los beneficios probados del uso de la EECC. La satisfacción de los pacientes también mejora al utilizar la ecografía y hay literatura existente que también lo demuestra. La satisfacción de los profesionales tratantes sin dudas que también es mejor al utilizar la ecografía.
Siendo así, es intuitivamente ilógico que un método bedside, no invasivo, indolente, que no emite radiaciones ionizantes y que ofrece una extensa gama de capacidades diagnósticas y una guía intervencionista segura no sea utilizado al primer contacto con los pacientes en las emergencias y los cuidados críticos.
Las barreras para el uso de la ecografía pueden ser varias, entre otras, escasos recursos financieros para solventar la compra y el mantenimiento de un ecógrafo, políticas locales que no contemplan el uso de la ecografía por no especialistas, desinformación respecto a lo útil del método, poca oferta de capacitación en ecografía, y por último, no menos importante, el dogma que la ecografía es un método meramente operador dependiente. Respecto a este último punto, es interesante destacar que analizar una radiografía de tórax, leer un electrocardiograma, interpretar un hallazgo clínico, dilucidar un análisis de laboratorio son actividades operador dependientes y sin embargo no han dejado de usarse por tal motivo. La ecografía es un método complementario que no intenta reemplazar al juicio clínico, por el contrario, el objetivo de su uso se centra en añadir una valiosa información que colabore para corroborar, descartar o incluso cambiar una determinada hipótesis clínica.
Los médicos y (también los enfermeros) debemos convencernos acerca de los beneficios del uso de la ecografía para nuestros enfermos y así aplicar este método cotidianamente. Este es el primer paso necesario para buscar un entrenamiento apropiado como también un requisito para reclamar a las autoridades acerca de la necesidad de contar con un ecógrafo portátil y de uso dedicado en las áreas de emergencias y cuidados críticos.
Aunque los beneficios diagnósticos y de guía intervencionista de la ecografía son evidentes, debe destacarse que los profesionales a cargo necesitan entrenarse apropiadamente para poder realizar ecografías proficientemente. Afortunadamente, se han desarrollado currículos respecto al entrenamiento en EECC, lo mismo que existe una extensa literatura y cursos de entrenamiento que se pueden encontrar en cualquier lado.
En conclusión, es razonable cambiar hacia un paradigma de manejo sustentado en la EECC, si aún no se lo ha implementado. Los beneficios están claramente demostrados, para los pacientes como también para los profesiones a cargo. Sin embargo, cambiar algunos hábitos arraigados no es una tarea fácil, especialmente cuando es necesario aprender un método que en principio no pertenece al ámbito de trabajo habitual.
Como las crisis son oportunidades de cambio y después de una crisis siempre llega algo mejor, será necesario implementar una suerte de crisis mental, considerar al método como propio y aprender. La EECC emergerá de esta crisis como una herramienta fundamental de trabajo para los profesionales del cuidado de las emergencias y los cuidados críticos.

 

 

  Canadian pharmacy | online pharmacy